Madera de vanguardista

Arte y cultura

El tinerfeño David Sánchez reinterpreta la profesión del luthier,
incorporando elementos artísticos y emocionales
en la construcción artesanal de instrumentos.

Este artículo debía ser sobre un profesor de Educación Física. Sí, ese era el camino que había elegido David Sánchez León, nacido en Santa Cruz de Tenerife hace 37 años. De hecho, cursaba esta especialidad de Magisterio en la Universidad de La Laguna, cuando la música ejerció sobre él una seducción irrefrenable. Le gustaba tocar el timple, eso es cierto, pero cuando decidió hacerlo dentro de un grupo en la fase final de los estudios, fue más allá de la afición: descubrió que ahí estaba su nueva filosofía de vida. «Siempre busco la emoción» es su máxima.

Aún así, podría pasar por una historia más de un profesional de la música, si no fuera porque dio otro giro y quiso… construir los instrumentos. En resumen, convertirse en luthier, pero no un luthier cualquiera; este «salto al abismo», como él mismo lo define, tendría un sello personal muy marcado, como irás comprobando.

El proceso, largo y costoso, fue teniendo distintas etapas.

Desde la lectura de un libro de Benito Cabrera, timplista de referencia en Canarias, hasta una carta escrita a mano, a la vieja usanza, dirigida al constructor artesanal Francisco Fariña. El objetivo era aprender junto a él los cimientos de esta labor, y surtió efecto. De forma paralela, este joven tinerfeño realizaba una decisiva formación autodidacta, incorporando elementos de disciplinas como la arquitectura, la escultura, la pintura… más nociones de marketing y diseño. ¿Sorprende, verdad? Ya te dije que hablábamos de un profesional diferente.

Por situarte en el tiempo, el año 2007 marca un punto de inflexión al obtener el carnet de artesano…. y construir su primer instrumento completo (que conserva, como no podía ser menos). A partir de ahí, han nacido timples, guitarras, bajos, contras… siempre con ediciones únicas (de cantidad y por sus diseños innovadores).

«Quería derrumbar límites». David Sánchez, conocido como Ds, estaba inmerso en el reto de dar con un lenguaje propio, que además de emocionar, aunara diálogo, funcionalidad y expresión artística. Para él, «no son meros instrumentos».

«Quería derrumbar límites»

Les traslada esas «contradicciones» que tanto le gustan, como arrugas en la madera, aparte de tener en cuenta la textura, el olor -por las sensaciones que crea-, la luz… y hasta la ergonomía; adapta sus creaciones para que puedan tocarse con la espalda recta, por ejemplo.

Igualmente importante, siempre intenta cuidar la sostenibilidad, con el empleo de papel reciclado, lino, barniz de cera de abeja…

Bueno, y trazado este perfil tan original, seguro que te interesa conocer las etapas de su proceso creativo. Primero, dibuja en papel, para sentirse libre, sin prejuicios ni estereotipos. El siguiente paso es realizar una maqueta a escala, para comprobar qué es viable y qué no. Tercero, entra en juego la madera; elegir cuál se usa, y se procede a una fabricación estándar, con los posteriores retoques.

A continuación, con el instrumento armado, se prueba el sonido, la ergonomía que antes te comentaba… Y llegados al quinto factor, hay que dar a conocer el producto; lo explica, lo muestra con fotos o vídeo, haciendo uso de su blog y de sus redes sociales. Hace hincapié en la relevancia de cuidar este apartado promocional.

Precisamente por todo esto que te vengo contando, entre los obstáculos a superar por Ds estuvo la incomprensión, la resistencia ajena al cambio, que se plasmó en diversas críticas. Este luthier multidisciplinar reconoce que las hubo profesionales y personales, y que sobre todo estas últimas no las podía entender. Tras pasar por su particular período de asimilación, cree que sacó muchas respuestas de estas situaciones y acabó quedándose con las críticas constructivas. «El fracaso puede ser saludable», apostilla.

Al mismo tiempo, según avanzaban sus creaciones, recibía dosis extra de «seguridad». La confianza que le daban los premios y consideraciones de jurados externos a su hábitat y de expertos de variadas disciplinas. Alicientes para seguir buscando y superar los momentos de dudas que siempre surgen.

Y en esa continua búsqueda, el luthier tinerfeño necesitaba dar con fabricantes que hicieran componentes adaptados a sus instrumentos, y no a la inversa. Un contacto extendido con artesanos y empresas de la Península, Alemania, Brasil… y que le hizo traer clavijas desde Estados Unidos.

Según enviaba referencias de su trabajo, más puertas se le abrían. Algo que le hizo convertirse en endorser (probador) de una firma italiana de cuerdas.David Sánchez reflexiona sobre cómo puede condicionar la insularidad.

«Intento hacer vanguardia»

«Intento hacer vanguardia; necesito fluidez y no la consigo, sobre todo de logística», sentencia. Contratiempos que palpa no sólo para recibir materiales, sino cuando quiere mostrar sus instrumentos y participar en concursos lejos de Canarias. A las dificultades de los traslados en sí, se une que casi siempre sufren desperfectos. Por eso, ha tenido que frenar esta vía, aunque no descarta para un futuro rebasar las Islas profesionalmente. Derrumbar más límites, en definitiva.

Realmente, sus desafíos son diarios, sin salir de su taller, cada vez que afronta una nueva obra. Procura hacerlas de una en una, y suele emplear una media de 6 a 7 meses en finalizar el proceso de montaje, aunque puede llegar a tardar un año. Antes le encargaban más timples y ahora son las guitarras las que encabezan las demandas. Una cuestión de tendencias. ¿Y los precios? Desde 120 hasta 3.000 euros, costes condicionados por las muchas variables a sopesar. Y siendo piezas únicas, cuentan con su nombre exclusivo; los elige casi siempre al principio del proceso, inspirado por ejemplo en lecturas de filosofía y arquitectura.

Y hablando de lecturas, David Sánchez se encontró en su momento con que no había un libro editado que profundizara en la construcción del timple. Así que quiso rellenar ese hueco publicando en 2016 «El Tratado. Barniz: Mito o realidad». Una de sus preocupaciones es que haya relevo generacional en este perfil del luthier, dada la falta de ‘cantera’ en la actualidad. En esa línea divulgativa, ha participado con artículos en distintas revistas y tiene en perspectiva sacar otro libro. Suena muy bien… como sus instrumentos. Auténticas obras de arte que estimulan los sentidos.

DONDE ENCONTRAR A DAVID SANCHEZ:

Instagram
Facebook

Web

Móvil de contacto:
(+34) 652 147 298

Ol-tom artesanal wooden surfboard in Tenerife

El Carpintero de las olas

Nos sumergimos en el mundo del Surf y los cetáceos con Ol'Tom, un arquitecto italiano que diseña y fabrica tablas artesanales en Tenerife

Alto de Guamaso

Una vista espectacular de la grandeza de la naturaleza cruzando el Parque Nacional del Teide.
Interview Diego Lorenzoni Star guide for Maka magazine

Un Tour Estelar

Descubre el cielo nocturno de Tenerife, que es único en el mundo

Ione Domínguez
"La creacíon artistica junta mis cachitos rotos"

Encontramos a IONE mientras pintaba su último mural en el CEGA.

Tipos en su tinta

Buscando perfección en la imperfección. Todos hemos oído hablar sobre Gutenberg y la invención de la imprenta...

Me lo ha contado un pajarito…

Después de haber sido bibliotecario y diseñador gráfico, Rafa creó tres años atrás su taller de serigrafía en El Médano.

¿Tatuajes polinesios en las Islas Canarias? Conozca a Roberto Gemori

La historia de Tenerife, el Hawaii de Europa y un preservador del arte polinesio.

Víctor Jaubert ilustrador canario

Ilustrador canario con un estilo propio a partir de los recuerdos que tiene de los años 60, 70, 80, sumados a los de su propia infancia.
Lupe Castro wearing Paloma Suarez photo by Claudia Maturana

Paloma Suárez

La hija predilecta de la escena de la moda canaria que ha desplegado las alas y ha logrado saltar al escenario internacional